FAU en el mundo - Publicado el 08/05/2012 por Alejandra Mora


El camino es tambien un proceso colectivo

Me vine a estudiar un postgrado a Londres con financiamiento de las Becas Chile después de dos años en el Instituto Nacional de Estadísticas y un año en Servicio País, entre otras cosas. No fue un camino directo hacia el postgrado, pero la experiencia académica y laboral me dieron una buena base para aclarar el camino que quería seguir.

Cuando comencé a estudiar geografía, mis intereses iban por igual entre la geografía física y la humana. Ambas me parecían interesantes y valiosas en sus aportes, y especializarme en sólo un tema me parecía incómodo, así como con el "enfoque holístico", un concepto comodín para hacer hincapié en el valor de los geógrafos como profesionales. Ambos caminos son tramposos, pues no existe la especialización pura en geografía- sería una limitación- y el "enfoque holístico" a veces se transforma en un sombrero de mago donde todo puede caber. El riesgo que uno asume cuando está en esta profesión es el de convertirse en maestro chasquilla de muchas ciencias naturales y humanas.

Sin embargo, el camino laboral no resultó ser tan epistemológicamente complejo. A veces se asume la función del geógrafo en su quehacer, y como está claro que trabajamos- en sentidos reales e imaginarios- con mapas, mis primeros trabajos fueron casi exclusivamente con Sistemas de Información Geográfica (SIG). Mis conocimientos aprendidos en la Universidad pronto se vieron sobrepasados por las demandas que tenía, y no tuve otra que estudiar más y pedir mucha ayuda para aprender sobre la marcha. Tuve suerte, mis cómplices y generosos amigos y colegas siempre me apoyaron con algún truco o alguna capa de información que me resultara útil.

Al cabo de un tiempo, y con los nuevos trabajos, surgieron nuevas preguntas y fue cada vez más interesante tratar de resolverlas. Cómo podemos tratar de resolver problemas de pobreza rural desde nuestra profesión? Cómo podemos mejorar los datos socioeconómicos que se generan en el país? quizás hay miles de formas de pensarlo pero es difícil generar proyectos que se apliquen en la realidad; se requiere no sólo de teorías, sino que también reafirmar lo fundamental: escuchar, reflexionar, comunicar, ordenar, planificar, cumplir los tratos. Y eso se logra con paciencia hacia uno mismo y los demás. En eso agradezco infinitamente a las personas con las cuales me ha tocado trabajar.

 

La curiosidad me llevó a postular a una beca para estudiar en el Reino Unido. Chile es un país paradójico entre sus riquezas, pobrezas e injusticias, y sigue siendo un país periférico en sus aportes a las ciencias, a las cuales yo quiero aportar desde el estudio con sensores remotos y modelamiento ambiental. Pero Londres es como el centro del laberinto del mundo, y desde este centro se pueden advertir otras cosas: por ejemplo, que tenemos grandes brechas académicas que cubrir. Que el resto del mundo tiene muchos, maravillosos, complejos y contradictorios problemas, al igual que nuestro país. Que los geógrafos de Chile no estamos mal, porque aun miramos nuestro espacio con los ojos del amor y la imaginación, lo cual, más que todo, es lo más importante para seguir construyendo nuestras esperanzas en un presente y futuro mejores. Y que aún hay mucho por construir, sobre todo en nuestra Universidad...

Alejandra Mora

London, 28 de Marzo de 2012






Título Año de titulación